Background Image

The Episcopal New Yorker Episcopal NY Summer 2016 : Page 6

T H E A SSI ST A N T B I SH O P ’ S M E SSA G E On a Mission from God By the Rt. Rev. Mary D. Glasspool The Rt. Rev. Mary D. Glasspool I n 1980, director John Landis released the film The Blues Brothers, starring the late John Belushi and Dan Aykroyd, whose skit on Saturday Night Live had been so popular and funny that it had to blossom into a full-length movie. It’s actually a story of redemption, as the brothers, one of whom has just been released from jail, set out to save the Catholic orphanage in which they were raised from foreclosure. Posters that promoted the movie read: They’ll never get caught. They’re on a Mission From God. Well my friends, we’re on a mission from God as well! And before you dis-miss it as too big or overwhelming for an individual to do anything about, let me share with you four building blocks of mission that can apply to individuals, parishes, larger communities, and even world-wide organizations. The first building block is a sense of vision. When then Archbishop Desmond Tutu visited the Diocese of Pennsylvania for its 200th anniversary in 1984, he was asked why the otherwise progressive Church in South Africa had not yet ordained women. “It’s very simple,” he said. “They can’t do what they can’t imagine—and right now they can’t imagine it!” We have to be able to imagine the future, to have a vision for it, in order to engage God’s mission. The second building block is a sense of urgency. This doesn’t mean we need to think of everything in some kind of crisis mode. What it means is that we put God’s Mission at the top of our priority list. When Jesus sent out the seventy on mission in Luke’s Gospel, he instructed: “Carry no purse, no bag, no sandals; greet no one on the road,” it was his way of saying that the mission was urgent, and the seventy were to strip themselves of all other concerns as much as possi-ble. A third building block for Christian mission is freedom from material concerns. As a church and as human beings, we know how energy-consuming it is when we operate in survival mode: when we worry about paying the bills or the leak in the roof, or making the budget, or buying groceries. Again, in Luke’s Gospel, Jesus advises the seventy to receive the hospitality offered them, so as not to worry about the basics. The other end of this spectrum can be equally stifling. When those involved in ministry succumb to the temptation to profit from reli-gion, or become bound up solely in the management of wealth, the church’s wit-ness to the Gospel and its ability to engage God’s mission suffers. The fourth building block is an ultimate message. Engaging God’s mission is urgent because its message is ultimate. The message is about life and death; sal-vation and destruction; faith and hope and love. The Reign of God—God’s reign of love and justice for all, is what we are about in mission. A sense of vision; a sense of urgency; freedom from material concerns; and an ultimate message are the building blocks of our mission. Anyone and everyone can build on these. En una Misión de Dios Por la Revdma Obispa Mary D. Glasspool E n 1980, el director John Landis lanzó la película Los Hermanos del Blues (The Blues Brothers), protagonizada por el fallecido John Belushi y Dan Aykroyd, cuyo sketch satírico en Sábado por la Noche en Vivo, Saturday Night Live, fue tan popular y divertida que tenía que florecer en una película de larga duración. En realidad es una historia de redención, como uno de los hermanos que acaba-ba de ser liberado de la cárcel se dispuso a salvar el orfanato católico en el que se criaron de un juicio hipotecario. Los carteles que promovieron la película decían: Ellos nunca serán atrapados. Están en una misión de Dios. Bueno mis amigos, ¡nosotros estamos también en una misión de Dios! Y antes de descartarlo como algo demasiado grande o abrumador para que un individuo haga nada al respecto, permítanme compartir con ustedes cuatro componentes básicos de la misión que se pueden aplicar a los individuos, a las parroquias, a las comunidades más grandes, e incluso a las organizaciones de todo el mundo. El primer componente básico es un sentido de visión. Cuando el Arzobispo Desmond Tutu visitó la Diócesis de Pensilvania por su 200 aniversario en 1984, se le preguntó por qué la Iglesia siendo tan progresista en Sudáfrica aún no ha ordenado mujeres. “Es muy simple”, él dijo, “Ellos no pueden hacer lo que no se pueden imaginar— y en este momento ¡no pueden imaginárselo!” Tenemos que ser capaces de imaginar el futuro para tener una visión de él mismo para par-ticipar en la Misión de Dios. El segundo componente básico es un sentido de urgencia. Esto no quiere decir que tenemos que pensar en todo en modo de crisis. Significa que ponemos la Misión de Dios en el tope de nuestra lista nuestra lista de prioridades. Cuando Jesús, en el Evangelio de Lucas, envió a los setenta en misión, les instruyó: “No lleven bolsa, ni alforja, ni sandalias; ni saluden a nadie en el camino”, era su forma de decir que la misión era urgente, y los setenta deberían despojarse de todas las demás preocupaciones tanto como les fuese posible. Un tercer componente básico para la misión cristiana es la libertad de las pre-ocupaciones materiales. Como iglesia y como seres humanos, sabemos cuanta energía se consume cuando operamos en modo de supervivencia: cuando nos pre-ocupamos por pagar las cuentas o por la gotera en el techo, o hacer el pre-supuesto, o comprar los alimentos. Una vez más, en el Evangelio de Lucas, Jesús les aconseja a los setenta que reciban la hospitalidad que se les ofrecía, a fin de no preocuparse por los aspectos básicos. El otro extremo de este espectro puede ser igualmente sofocante. Cuando los que participan en el ministerio sucumben a la tentación de sacar provecho de la religión, o estar ligado exclusivamente a la gestión de la riqueza, el testimonio de la iglesia del Evangelio y su capacidad para activar la misión de Dios sufre. El cuarto componente básico es un mensaje final. Participar en la misión de Dios es urgente porque su mensaje es definitivo. El mensaje es sobre la vida y la muerte; la salvación y la destrucción; fe, esperanza y amor. El Reino de Dios— El Reinado de Dios de amor y justicia para todos, es lo que somos en la misión. Un sentido de visión; un sentido de urgencia; libre de las preocupaciones materiales; y un mensaje final son los componentes básicos de nuestra misión. Todos y cada uno pueden construir sobre éstos. Traducido por Sara Saavedra 6 THE EPISCOPAL NEW YORKER Summer 2016 www.episcopalnewyorker.com

On A Mission From God

The Rt. Rev. Mary d. Glasspool

In 1980, director John Landis released the film The Blues Brothers, starring the late John Belushi and Dan Aykroyd, whose skit on Saturday Night Live had been so popular and funny that it had to blossom into a full-length movie. It’s actually a story of redemption, as the brothers, one of whom has just been released from jail, set out to save the Catholic orphanage in which they were raised from foreclosure. Posters that promoted the movie read: They’ll never get caught. They’re on a Mission From God.

Well my friends, we’re on a mission from God as well! And before you dismiss it as too big or overwhelming for an individual to do anything about, let me share with you four building blocks of mission that can apply to individuals, parishes, larger communities, and even world-wide organizations.

The first building block is a sense of vision. When then Archbishop Desmond Tutu visited the Diocese of Pennsylvania for its 200th anniversary in 1984, he was asked why the otherwise progressive Church in South Africa had not yet ordained women. “It’s very simple,” he said. “They can’t do what they can’t imagine—and right now they can’t imagine it!” We have to be able to imagine the future, to have a vision for it, in order to engage God’s mission.

The second building block is a sense of urgency. This doesn’t mean we need to think of everything in some kind of crisis mode. What it means is that we put God’s Mission at the top of our priority list. When Jesus sent out the seventy on mission in Luke’s Gospel, he instructed: “Carry no purse, no bag, no sandals; greet no one on the road,” it was his way of saying that the mission was urgent, and the seventy were to strip themselves of all other concerns as much as possible.

A third building block for Christian mission is freedom from material concerns.

As a church and as human beings, we know how energy-consuming it is when we operate in survival mode: when we worry about paying the bills or the leak in the roof, or making the budget, or buying groceries. Again, in Luke’s Gospel, Jesus advises the seventy to receive the hospitality offered them, so as not to worry about the basics. The other end of this spectrum can be equally stifling. When those involved in ministry succumb to the temptation to profit from religion, or become bound up solely in the management of wealth, the church’s witness to the Gospel and its ability to engage God’s mission suffers.

The fourth building block is an ultimate message. Engaging God’s mission is urgent because its message is ultimate. The message is about life and death; salvation and destruction; faith and hope and love. The Reign of God—God’s reign of love and justice for all, is what we are about in mission. A sense of vision; a sense of urgency; freedom from material concerns; and an ultimate message are the building blocks of our mission. Anyone and everyone can build on these.

Read the full article at http://www.evergreeneditions.com/article/On+A+Mission+From+God/2541108/323436/article.html.

En Una Misión De Dios

Por La Revdma Obispa Mary D. Glasspool

En 1980, el director John Landis lanzó la película Los Hermanos del Blues (The Blues Brothers), protagonizada por el fallecido John Belushi y Dan Aykroyd, cuyo sketch satírico en Sábado por la Noche en Vivo, Saturday Night Live, fue tan popular y divertida que tenía que florecer en una película de larga duración.

En realidad es una historia de redención, como uno de los hermanos que acababa de ser liberado de la cárcel se dispuso a salvar el orfanato católico en el que se criaron de un juicio hipotecario. Los carteles que promovieron la película decían: Ellos nunca serán atrapados. Están en una misión de Dios.

Bueno mis amigos, ¡nosotros estamos también en una misión de Dios! Y antes de descartarlo como algo demasiado grande o abrumador para que un individuo haga nada al respecto, permítanme compartir con ustedes cuatro componentes básicos de la misión que se pueden aplicar a los individuos, a las parroquias, a las comunidades más grandes, e incluso a las organizaciones de todo el mundo.

El primer componente básico es un sentido de visión. Cuando el Arzobispo Desmond Tutu visitó la Diócesis de Pensilvania por su 200 aniversario en 1984, se le preguntó por qué la Iglesia siendo tan progresista en Sudáfrica aún no ha ordenado mujeres. “Es muy simple”, él dijo, “Ellos no pueden hacer lo que no se pueden imaginar— y en este momento ¡no pueden imaginárselo!” Tenemos que ser capaces de imaginar el futuro para tener una visión de él mismo para participar en la Misión de Dios.

El segundo componente básico es un sentido de urgencia. Esto no quiere decir que tenemos que pensar en todo en modo de crisis. Significa que ponemos la Misión de Dios en el tope de nuestra lista nuestra lista de prioridades. Cuando Jesús, en el Evangelio de Lucas, envió a los setenta en misión, les instruyó: “No lleven bolsa, ni alforja, ni sandalias; ni saluden a nadie en el camino”, era su forma de decir que la misión era urgente, y los setenta deberían despojarse de todas las demás preocupaciones tanto como les fuese posible.

Un tercer componente básico para la misión cristiana es la libertad de las preocupaciones materiales. Como iglesia y como seres humanos, sabemos cuanta energía se consume cuando operamos en modo de supervivencia: cuando nos preocupamos por pagar las cuentas o por la gotera en el techo, o hacer el presupuesto, o comprar los alimentos. Una vez más, en el Evangelio de Lucas, Jesús les aconseja a los setenta que reciban la hospitalidad que se les ofrecía, a fin de no preocuparse por los aspectos básicos. El otro extremo de este espectro puede ser igualmente sofocante. Cuando los que participan en el ministerio sucumben a la tentación de sacar provecho de la religión, o estar ligado exclusivamente a la gestión de la riqueza, el testimonio de la iglesia del Evangelio y su capacidad para activar la misión de Dios sufre.

El cuarto componente básico es un mensaje final. Participar en la misión de Dios es urgente porque su mensaje es definitivo. El mensaje es sobre la vida y la muerte; la salvación y la destrucción; fe, esperanza y amor. El Reino de Dios— El Reinado de Dios de amor y justicia para todos, es lo que somos en la misión. Un sentido de visión; un sentido de urgencia; libre de las preocupaciones materiales; y un mensaje final son los componentes básicos de nuestra misión. Todos y cada uno pueden construir sobre éstos.

Read the full article at http://www.evergreeneditions.com/article/En+Una+Misi%C3%B3n+De+Dios/2541110/323436/article.html.

Previous Page  Next Page


Publication List
Using a screen reader? Click Here